domingo, 26 de agosto de 2012

*La Letra con Sangre entra... ¿pero agrada al lector?

Es cierto que muchos de nosotros ha deseado, alguna vez, crear una obra literaria, por así decirlo. Pero, la pregunta clave es ¿por qué deberíamos hacerlo? Aquí daré unas cuantas razones...
 1) ¿Te has sentido un poco decepcionado de un libro que leíste?
"La letra con sangre entra...", entonces, los escritores debemos ser
sadomasoquista ¿no les parece?
Oh, vaya...si contara las veces que leí algo que al final decepcionó, o mejor dicho, ¡que arruinó por completo una obra maestra! Lo cierto es que el final o el principio de una obra puede alzarla hasta el cielo o bajarla hasta el lodo. ¿Qué le vamos a hacer? Nosotros no escribimos la... ¡Oh, ya entiendo! Entonces ¿por qué no escribo algo a mí manera, a mí gusto, de mí agrado y que tenga el final perfecto?
2) ¿Qué tan seguido usas el poder de la imaginación?
Sé qué pensarán y no me refiero a un tonto pasatiempo infantil. De hecho, muchos novelistas, mangacas, poetas, pintores, compositores...en fin, todos ellos basan sus temas y obras en lo que sienten, piensan, escuchan o imaginan. La imaginación es una herramienta muy poderosa, y al saber cómo utilizarla, se puede alcanzar un alto nivel de "vuelo" dentro de la realidad de uno mismo.