domingo, 29 de marzo de 2015

*El Ojo Diligente: Toma #7 [-Margin Call-]


¿Qué sucede cuando los recursos en la empresa no se aprovechan del modo en que deberían? ¿Qué pasa cuando la verdad se oculta, sin importar las consecuencias? ¿Y qué podría llegar a pasar, cuando la burbuja de mentiras finalmente explota? Entonces, cuando sucede esto… ¿qué se puede hacer al respecto? ¿Qué tipo de decisiones se deben tomar?
Este y otro tipo de preguntas se suceden una tras otra, mientras la situación se vuelve tensa y caótica dentro de la empresa financiera que vemos en el film Margin Call. El conjunto de artistas que componen la ópera prima de esta película, ayuda al espectador a involucrarse con lo que está sucediendo en la pantalla. Y no es precisamente el tipo de problema que un colaborador tiene cuando llega tarde a la empresa. Estamos a punto de entrar en la crisis financiera del año 2008, que surgió en Estados Unidos como consecuencia de la falta de control que se poseía de los préstamos financieros al público adquiriente. La historia que plantea Margin Call nos ubicará horas, minutos y segundos previos a la caída de la bolsa.

“Back Money!”: Antes de la Crisis
Iniciamos el film con un momento muy difícil, en una gran corporación que lleva varios años en el mercado, trabajando con diferentes paquetes financieros que ofrecen a los clientes. Tras un periodo de sesgamiento de personal, un grupo de colaboradores logra mantener sus puestos de trabajo. Pero esta “suerte” no corre para el jefe de gestión de riesgos, Eric Dale, quien es separado de la empresa de manera inmediata, fría y muy brusca. Los detalles poco importan, Dale ya no pertenece a la firma y por tanto es retirado cuanto antes del edificio. De su grupo de colaboradores, solo uno de los analistas más jóvenes, Peter Sullivan, se interesa auténticamente en la situación de su ex jefe, ante lo cual, éste último le entrega el archivo de respaldo que estaba trabajando antes de proceder a su penoso retiro.

"Eric Dale, al ser comunicado de su separación de la firma para la cual había venido trabajando cerca de 19 años."

Tras un motivador discurso del Jefe junior Sam Rogers, Peter se queda algunas horas más tras la jornada, y analiza el dispositivo que Dale le dio. El mismo contenía una serie de datos estadísticos y gráficas históricas que no estaban completas. Sin embargo, tras analizar éstas y terminar con el banco que información que se tenía, Peter se impresiona y decide llamar a sus compañeros de trabajo. Éste es el inicio de todo, a partir de aquí, la película solo incrementa en tensión y la escala de poderes en la empresa se empezará a manifestar, como si se tratase de un efecto dominó. Pero antes de detallar esto vamos a detallar cuál es el problema.

“Broken Formula”: Explicación del Problema
Si bien uno de los factores por los que la película gana credibilidad e interés, es todo el meollo financiero que se expone como principal generador del problema, esto no se muestra o explica en un primer plano de buenas a primeras.
De hecho, se mantiene en misterio, hasta llegar el punto donde se detalla cómo es que la fórmula bajo la cual, esta firma basa todas sus operaciones financieras, se “rompe” ante lo mal que va la situación. Y a pesar de que esto es un factor determinante al declarar si una empresa está en quiebra o no, lo cierto es que los responsable de velar por el cuidado de dicha fórmula, nunca se dieron cuenta hasta algunas semanas después. ¿Cómo sucede esto?

"El grupo encargado de gestionar las llamadas para la venta y compra de activos financieros, la mayoría basados en hipotecas.
Todo es parte de una fórmula que establece cuándo se gana y cuándo se pierde."

Como todo es muy complicado (para algunos), lo vamos a hacer de la siguiente manera: estás en un bote. Este barquito está en altamar. Hay un fuerte oleaje y es posible que se hunda. Sin embargo, se mantiene a flote porque va en la vía correcta, ayudado por el viento. Si gira tan solo unos grados a la derecha o izquierda, la marea lo hará trizas en segundos. De la misma forma, si un mínimo del 25% de los activos respaldados por valores hipotecarios descendía, la empresa sufriría una pérdida equivalente a todo el capital bursátil o de mercado que poseía. Y eso implicaba miles de millones que no se podrían recuperar jamás.

"Peter Sullivan (Zachary Quinto), de un modo similar, intenta explicar el problema y la gravedad de la situación
al Director General de la empresa, del mismo modo como lo haría un adulto con un niñito."

“Meet the Money Monsters”: Los Actores y sus roles
Tenemos varios actores que hacen un trabajo interesante en la película. Y ello gracias a que cada uno de ellos representa un tipo de persona en cada empresa. Ya que son muchos, vamos a mencionar aquellos cuyos papeles sean los más trascendentes para la empresa en la que sus personajes trabajaban. Estos son:

*Kevin Spacey, interpreta a Sam Rogers, el jefe junior de la empresa, quien carga con el peso de hacer lo moralmente “correcto”, a la hora de tomar las medidas drásticas. Y sí, es el único que muestra una preocupación genuina por su equipo. Perdió el afecto de su familia por causa de su trabajo, y actualmente solo tiene a su mascota, la cual fallecerá debido a un cáncer.

*Zachary Quinto juega uno de los papeles más significativos de la película, pues su personaje, Peter Sullivan, es quien termina el trabajo de su ex jefe, Eric Dale, para así reportarlo y generar el resto de las reuniones que deciden el futuro de la empresa. Es uno de los pocos que logra sobrevivir a la tanda de despidos masiva que se da al ingresar a la crisis.

*Simon Baker es Jared Cohen, y como tal, es el encargado de reunirse con los altos mandos y comunicar las decisiones al director general de la empresa. ¿Cómo es que una persona, más o menos, joven en comparación con el resto de los ejecutivos? Simple. Él es quien “asesina” al resto de los colaboradores, sin importar el cargo o función, sin que la voz le tiemble ni por un instante. Es el ideal para tomar las decisiones más “complicadas”… al menos para una persona con un mínimo de sentido moral.


*Jeremy Irons, interpreta al arriesgado director general Jhon Tuld, quien es el último en quien toda la firma espera avisar de algún problema. Y justamente, cuando el reporte se da, éste es quien sienta las cosas claras sobre la mesa, buscando culpables y soluciones inmediatas. Usa todo en su poder para conseguir lo que desea, inclusive de las personas que no se muestran de acuerdo con la idea de sacrificar a otros para poder sobrevivir.



 “Make the Call”: Concusiones del Film
Siendo el primer film del director J.C. Chandor, debemos admitir que supo manejar con una maestría tal todos los escenarios que se pretendían colocar en la película, ilustrando no sólo un poco de este complicado y arriesgado mundo de las finanzas, sino también el lado humano que tanto hace falta a la hora de pertenecer a firmas de alto capital como la empresa que vemos en el film.

"Sarah Robertson (Demi Moore), contemplando el paisaje diurno, mientras enfrenta las consecuencias
de una mala decisión, una que la llevará a atravesar el periodo financiero y laboral más difícil de su vida."
No solamente somos capaces de entender la situación, sino que además nos invita a ser parte del problema y a generar debate sobre qué es lo “correcto” en este tipo de situaciones. Sin duda alguna, es una película que nos mantiene alertas a los cambios y efectos del dominó, que tan solo el dinero en su campo ocasiona, a veces, de manera inesperada y muy cruelmente.
-------------------------------------------------------------------------
Crítica y análisis por: Juan Carlos [The Agent]
Imágenes sugeridas por: Kuroneko
Código: 52F252ARGI525A5CAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario